Cuento: La niña flor.

Niña

LA NIÑA FLOR.

Había una vez un matrimonio con un hijo, el niño tenía cuatro años y deseaban con toda su alma tener una niña, pero el destino les había negado esa dicha. Los padres y el niño rogaban a Dios que su deseo les fuera concedido. Noche a noche elevaban sus oraciones a Dios. Cierto día, la señora vio a un vendedor ambulante de plantas y una llamó poderosamente su atención, era un hermoso lirio color de fuego. Rogó a su esposo comprarlo y lo llevó a casa.

Llena de emoción lo puso en su sala y no se cansaba de admirarlo. Por la noche se fue a dormir llena de ilusión, aquella flor era extraordinariamente bella.

A la media noche, se escuchó una música suave y dulces campanillas, la sala se iluminó de una brillante luz azul, y de en medio de ella apareció un bello ángel que tocó la flor y dijo:

– Hágase la voluntad de estas buenas personas que tanto alaban a Dios.

Tocó suavemente la flor que pareció iluminarse y abrió sus pétalos. En el centro apareció una niña muy pequeña y hermosa.

– ¿Quién soy yo? –preguntó la pequeña.

– Veremos, -dijo el ángel- has nacido casi al alba, así que te llamaremos Diana, como brotaste de en medio de la corola de una flor, te llamaremos Carolina. ¡Sí! Tú nombre será Diana Carolina.

– ¡Me gusta! -dijo la pequeña que corrió a donde los padres dormían, y con grandes esfuerzos subió hasta la almohada donde dormía la mamá, y muy cerca del oído le habló.

– Mamá, mamá ¡mírame! Soy yo, Diana Carolina, la hija que esperabas.

– ¿Mi hija? ¿Cuál hija?

– Yo, soy tu hija, ¿no quieres verme?

La señora intrigada encendió la luz. Su sorpresa no tuvo límites al ver a la pequeña sentada sobre su almohada.

Al sentir la luz en su rostro, el señor también despertó– ¿qué sucede? -preguntó aún medio dormido.

– Es nuestra hija, mírala qué bella es, se llama Diana Carolina.

– ¿Cómo es posible, si es tan pequeña?

– ¡Qué importa eso! Es nuestra hija y es tan bella… ya crecerá. Dios escuchó nuestras oraciones.

Alegres, en un cajón del armario improvisaron una cama y todos se fueron a dormir.

Al día siguiente, grande fue la sorpresa de la señora al ver toda su casa aseada y el desayuno caliente servido a la mesa.

– ¿Cómo es posible? – se preguntaba.

De pronto apareció Diana Carolina con una gran sonrisa de satisfacción y preguntó:

– ¿Está todo bien, mamá?

– ¡Oh! Creí que solo lo había soñado. En verdad no puedo expresar tanta felicidad. ¡Gracias a Dios que no fue un sueño!

Felipe de Jesús también estaba feliz, ahora tenía una hermana con quien jugar.

Al paso del tiempo, Diana Carolina empezó a crecer. Ahora es una niña de tamaño normal, alegre, obediente y cariñosa que le gusta ayudar a sus padres en todo lo que puede. La niña que nació de una flor todo lo perfuma a su paso con sus buenas acciones, y su familia es la más feliz del mundo.

Beddy Gamboa Lugo.

Sel libro: “Cuentos, poemas, reflexiones“.

Publicado por Ediciones Bellas Letras.

You may also like this

02 julio 2019

Cuento: Ataque aéreo

<!-- wp:heading {"level":1} --> <h1>ATAQUE AÉREO.</h1> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>A

admin
18 junio 2019

Relato: Senda propia

<!-- wp:heading {"level":1} --> <h1>Senda propia <br> </h1> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph {&qu

admin
23 mayo 2019

Cuento: Ángelo

<!-- wp:heading {"level":1} --> <h1>ÁNGELO.</h1> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Él lle

admin

Leave Comment