De apóstata a discípulo

DE APÓSTATA A DISCÍPULO

¡A Ti, yo no te debo, no creo en nada!
Y Dios lo perdonó, sufría su alma.
El orgullo lo ató a la manada
y ardido de maldad perdió su calma.

Sagrado Corazón que espera y canta
lo hace así volver, pone al camino
una bella mujer risueña y santa…
ella lo vio y a él cambió el destino.

Volvió a nacer y el mundo era distinto
y tuvo, fe, amor, templanza y sueños.
Al despertar el fruto era su hijo.

Por un mirar salió del laberinto.
Esta mañana jugó con sus pequeños
y en la oración, cantó, amó y bendijo.

Favio Ceballos.

You may also like this

01 diciembre 2022

Inmigrante

<!-- wp:heading --> <h2>INMIGRANTE</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cada gota de sangre<br&g

admin
29 noviembre 2022

Se aleja un barco

<!-- wp:heading --> <h2>SE ALEJA UN BARCO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Sólo te miro, la sa

admin
24 noviembre 2022

El grito

<!-- wp:heading --> <h2>EL GRITO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cerró los ojos, tragó saliv

admin

Leave Comment