De apóstata a discípulo

DE APÓSTATA A DISCÍPULO

¡A Ti, yo no te debo, no creo en nada!
Y Dios lo perdonó, sufría su alma.
El orgullo lo ató a la manada
y ardido de maldad perdió su calma.

Sagrado Corazón que espera y canta
lo hace así volver, pone al camino
una bella mujer risueña y santa…
ella lo vio y a él cambió el destino.

Volvió a nacer y el mundo era distinto
y tuvo, fe, amor, templanza y sueños.
Al despertar el fruto era su hijo.

Por un mirar salió del laberinto.
Esta mañana jugó con sus pequeños
y en la oración, cantó, amó y bendijo.

Favio Ceballos.

You may also like this

14 mayo 2024

Tu familia, tu reflejo

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">TU FAMILIA, TU REFLEJO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragr

admin
07 mayo 2024

Piélago de niebla

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">Piélago de niebla</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph

admin
02 mayo 2024

Abracé el pasado

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">ABRACÉ EL PASADO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph -

admin

Leave Comment