Desde mi casa

DESDE MI CASA.

No sé cómo se hace, nunca supe
andarme por las ramas.
Tampoco trepé nunca
al árbol de la vida y de la muerte,
ni mastiqué los chicles del invierno,
ni dormí bajo un cielo de parchís.
Yo soy de esas personas
que dan gracias, por todo y para todo,
que buscan la empatía y la belleza,
que encuentran en los otros las palabras
para poder hablar.

Sin embargo, me crezco en las desgracias,
y lucho con la fuerza de un ciclón
si alguien necesita de mi ayuda,
si lo injusto se vuelve caprichoso,
si mi familia enferma o si los ojos
de los días más tristes
se posan sobre el hambre y la miseria.
Y recuerdo a los náufragos,
y recuerdo a los débiles
y recuerdo a los hombres y mujeres
que sufren la condena de no saber pensar.

Ahora estoy aquí y quiero dar las gracias
a todas las personas que se yerguen
ante la adversidad.

Ahora, justo ahora, que me quedo en mi casa
pienso en ti, en todas las personas
que dicen por aquí que son amigas
y que no las conozco,
que no me reconozco en sus mensajes,
que saber opinar de cualquier
cosa sin decir la verdad.
Adiós, adiós, adiós

Nieves Álvarez Martín.

You may also like this

01 diciembre 2022

Inmigrante

<!-- wp:heading --> <h2>INMIGRANTE</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cada gota de sangre<br&g

admin
29 noviembre 2022

Se aleja un barco

<!-- wp:heading --> <h2>SE ALEJA UN BARCO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Sólo te miro, la sa

admin
24 noviembre 2022

El grito

<!-- wp:heading --> <h2>EL GRITO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cerró los ojos, tragó saliv

admin

Leave Comment