EL PINTOR EVANGELIZADOR.  POETA DE MONTMATRE

EL PINTOR EVANGELIZADOR.  POETA DE MONTMATRE

Había que saber entender las evagelizaciones de Vicent Van Goth, desde la Haya hasta los caminos de Amsterdan, porque su padre había sido pastor de evangelios. Y él hablando de un Dios, casi protestante más de Martín Lutero y el secreto de contemplar los tormentos en los lienzos de Rembrandt. De idealizar los dibujos chinos y pintar con su pasión en los campos de Lion.

Lo describió su médico alemán del interesante pintor holandés.  El predicador y él de las cartas a Theo su hermano para que le protegiera.

Ya viajero en Paris recibió los malestares de la lepra y de delirios una prostituta hizo convertir una de sus manos en una hoguera.  Se cortó su oreja para pagarle deudas a la vieja de la pensión de Oise, cuando ya Emilio Boggio, el venezolano, se unía a Monet y de los secretos «Los nenúfares» y pintaba en el taller de Renoir, eran el encanto de Francia.

Van Goth evangélico dijo:  las creencias del alma junto al pintor nieto de Simón Bolívar. Se entregó a los encantos y contó las estrellas. En una visita de unos marchantes de arte, fueron a contemplar sus obras y uno de ellos le dijo de lo feas que eran, y el maestro del color expresionista respondió: «Aún no han nacido los que de verdad apreciarán mis obras»…  el siglo entero a través de su ejercicio cambió la manifestación del arte.

Un día en un campo de trigo, unos muchachos practicando con un revólver viejo lo hirieron. Casi en el vuelo de los cuervos negros y de las borracheras, con el dolor de las ingratitudes. Pasó días agonizante en su aposento y la dueña del hostal lo vio morir, y él le dijo de intentar suicidarse. Para no acusar a los jóvenes practicantes de tiro.

 Falleció entre las locuras. Sus meditaciones poéticas y el dolor de saber que París negaba sus obras. Ya Picasso muy joven decía del manifiesto del padre de las vanguardias, muestras que Bauldelaire describía en el «Le Mond», lo interesante del pintor de los Países Bajos.  Mientras Paul Gauguin se había ido a Tahití y de amor el padre del postinmpresionismo dejaba una carta a la voluntad de un Dios de Lutero, entre las eternidades de un protestante.

 Una mañana de 1987. Entre mis viajes desde Barcelona Catalana, fui a contemplar en el museo de Orly la grandeza de Van Goth y entendí su lógica infinita de ser más grande que todas sus edades… allí junto a Cezane, a Roul Dufy, Bertha Marisot, Degas y hasta el clamor de la revelación histórica del mundo, cuando desde el desafío ya Mondiglani también moría de tuberculosis. También una mañana en Montmatre logré apreciar «La Bohemia», donde Van Goth  asistia a cambiar su obras por ajenjos y comida . Mientras desde aquel París hubo el amor eterno con tinta azul de un poemario…

Néstor Melani-Orozco.

You may also like this

27 junio 2024

Despidiendo a la diáspora con tragos agrios de ajenjo

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading"><strong>Despidiendo a la diáspora con tragos agrios de ajenjo</strong

admin
29 mayo 2024

La primera lluvia

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">LA PRIMERA LLUVIA</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph -

admin
25 abril 2024

Tengo un libro

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">TENGO UN LIBRO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --&g

admin

Leave Comment