Justo al amanecer

JUSTO AL AMANECER.

Es justo al amanecer, el momento exacto en que el orto con delicada maestría traza el horizonte del nuevo día. Allá, en la lejanía, imprime su leve línea con tonos rojos para anunciar el inicio de un año más por el maravilloso mundo de las bellas letras, lleno de proyectos.

El ambiente es fresco en esta madrugada. El calor del café invade mi interior. De la taza se irradia a mis manos mientras reflexiono sobre este hecho y el teclado espera paciente.

No sé por qué, pero cada que llega el momento de un aniversario vienen los recuerdos, las ganas de hacer un recuento de las dificultades y de los logros, y luego, sigue pensar sobre los proyectos lo que viene adelante en ese futuro incierto como siempre.

Precisamente, hace un par de días, cuando me enteré del nombramiento que le hizo el World Literary Forum for Peace and Human Rights como embajador internacional de la paz a René Milla Auger, compañero de esta aventura, le dije:

“Se escribe en obediencia a un impulso creador. Se actúa conforme a una pasión que nos lleva a hacer lo que nos gusta. No esperamos mayores satisfacciones, solo saber que ayuda a quienes nos rodean nos proporciona la felicidad. De pronto, quién sabe de dónde, llega un reconocimiento, una felicitación. Es el fruto inesperado en la cosecha, y nos infunde más energía para seguir adelante, pues nos da la certeza de que vale la pena seguir por el camino que hemos elegido y que las bellas letras van iluminando.”

También había sido fresco ese amanecer del día de San Marcos del 2016. Cálida la tarde cuando Diana, mi hija, encendió la computadora y como por arte de magia apareció en la pantalla la primera versión de la página web de Ediciones Bellas Letras. Así saltó a la realidad esta editorial electrónica. Un escritor metido a editor, acompañado por su hija, también escritora, aficionada al dibujo y la música, y por su hijo, el conocedor de los procesos para transformar las páginas de Word a pdf y ePub, y así, entre los tres, pusimos a la disposición de los lectores nuestros primeros libros. Yo me encargué de la corrección de estilo; Diana trabajó en el diseño artístico de las portadas y los interiores; Felipe en la funcionalidad de los sistemas informáticos. Unos pocos amigos de Durango y uno de España, se sumaron al esfuerzo compartiéndonos sus cuentos y poemas para publicarlos en la página de entrada al sitio y los pudieran disfrutar nuestros lectores gratuitamente.

El 14 de abril de 2017 (fecha del primer registro que anoté), las estadísticas de Facebook nos dijeron que teníamos 220 fans, 183 en México, 23 en Argentina, 5 de España, 3 en Estados Unidos de América, y uno en Colombia, Francia, Reino Unido, Perú, Polonia y Venezuela.

Justo al amanecer, un año después,

en la realidad del mundo cibernético, cambiamos de dominio, de hospedaje y de imagen para darle mayor operatividad al sitio. Esa primera semana del 23 de abril de 2017, en el nuevo hospedaje registramos 128 vistas a lo que teníamos publicado. Se me quedó la costumbre de anotar las estadísticas cada sábado, y ahora, en la semana del 19 al 25 de abril de 2021, son más de 620 vistas.

El aniversario se realiza junto con la festividad de San Marcos, cuando hay gran fiesta en Aguascalientes. Es significativo, pues además, dos días antes, San Jorge coincide con el Día Internacional del Libro, fiesta especial de los escritores, y como tal, el afán de cristalizar el eterno sueño de la publicación de nuestras obras, de vivir de los derechos de autor. No lo puedo evitar, de nuevo vienen a mi mente las frustraciones de las puertas cerradas, de cómo es uno invisible para los editores porque al ser desconocidos no garantizamos el negocio, pero no nos conocen porque no nos dan la oportunidad de que nos conozcan. Terrible círculo vicioso que nos envuelve en su remolino destructor de las ilusiones. Eso me impulsó con renovado coraje a abrir mi puerta. Me convertí en autor-editor.

En este momento me vienen la mente las palabras que Juan José Arreola escribió en “De memoria y olvido”:

“No he tenido tiempo de ejercer la literatura. Pero he dedicado todas las horas posibles para amarla. Amo el lenguaje por sobre todas las cosas y venero a los que mediante la palabra han manifestado el espíritu”.

Justo al amanecer de lo que será el sexto año

de vida de Ediciones Bellas Letras, agradezco a mis compañeros de viaje, los 59 autores que bondadosamente comparten sus escritos, a fin de cuentas, perseguimos el mismo fin de difundir nuestras obras para que las conozcan más personas en cualquier parte del mundo. Sin ellos esta aventura no hubiera perdurado: Autores de 4 de Argentina, 3 de Chile, 19 de España, 28 de México y 5 de Venezuela.

Gracias a los lectores que desde todos los países del Continente Americano y otras partes del mundo, ingresan a la página electrónica para darnos su tiempo leyendo las bellas letras, y sus comentarios nos impulsan a ser mejores.

Agradezco a los amigos por sus consejos para consolidar esta empresa, y sus palabras de aliento para sostenernos en la marcha.

La pasión de la literatura vive en el alma con el constante fluir vital de las palabras, para darle sentido a la existencia.

Phillip H. Brubeck G.

You may also like this

17 septiembre 2020

Solo pidamos

<!-- wp:heading --> <h2>Solo pidamos.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cuando uno camina, por e

admin
25 agosto 2020

Soledad

<!-- wp:heading --> <h2>Soledad.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>En este oscuro cuarto, mis oj

admin
09 junio 2020

Querernos más que ayer

<!-- wp:heading --> <h2>Querernos más que ayer.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>No puedo ente

admin

Leave Comment