Amanece despacio

Amanece despacio.

Amanece despacio,
como a tientas,
con esa indecisión con que la noche
resiste a desvelarse a la hermosura
o aquella en que las hojas se columpian
a punto de abrazarse cara al suelo.

Hay un viento-dolor que desbrocha
los últimos botones de la aurora
y huele a pan el hambre de las nubes
y a sueño el barlovento de las sábanas.

Pero amanece.

El cielo se revuelve de campanas
y el gallo de cristales iracundos.
Todo el silencio rompe sus mordazas
y todas las mordazas se preguntan
si no tendrán un sol que las redima.

Amanece,
no queda tiempo.

Que adornen el balcón las siemprevivas
y apaguen los fusiles sus ventanas.

Amanece.
Tendremos que luchar,
pero es seguro
que allí también la noche se desgasta.

Juan José Alcolea Jiménez.
Del libro “Hay un cuerpo desnudo sobre el lino”.
Premio de poesía “Pedro Marcelino Quintana”.
Arucas, 2009.

You may also like this

14 mayo 2024

Tu familia, tu reflejo

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">TU FAMILIA, TU REFLEJO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragr

admin
07 mayo 2024

Piélago de niebla

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">Piélago de niebla</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph

admin
02 mayo 2024

Abracé el pasado

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">ABRACÉ EL PASADO</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph -

admin

Leave Comment