Poema: Recuerdo la partida del tren a las 16:45

Estación del tren

RECUERDO LA PARTIDA DEL TREN A LAS 16:45

Eran sus labios fantasmas que habitan el olvido.
Cortina húmeda en tarde de canícula. Bebían despacio la sal de la saudade, con destreza funámbula y precisa.

¡Ah! de sus labios, de la fuente otoñal que se inundaba con astillas de noche (silenciosas).

Una gladiola marchita eran sus labios, entre nostalgia, llovizna y otros cuentos.
Y desteñían las miradas de la aurora y suavizaban la sombra de las velas y la dulzura del vino y el pan y la humareda azul de la melancolía.

Eran (qué importa), como una luz, que vaga, tras el silencio vital de la memoria.

E. Antonio Torres Glez.

You may also like this

15 octubre 2020

Miro hacia el sur

<!-- wp:heading --> <h2>Miro hacia el sur.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Miro hacia el sur&l

admin
13 octubre 2020

La raza

<!-- wp:heading --> <h2>LA RAZA.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Existe una raza superior<b

admin
08 octubre 2020

Las olas del mar también traen paz

<!-- wp:heading --> <h2>Las olas del mar también traen paz.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>S

admin

Leave Comment