En el atardecer

En el atardecer

El sol moribundo caía en el fondo de aquel majestuoso atardecer, el mar se hacía más frío y las olas venían cabalgando en potros blancos hasta la orilla de la isla Ribeira brava, allá en Portugal. Un veintidós de marzo del año 1992 había resucitado Narciso, ¿recuerdas cuando murió ahogado en aquella época antigua, el adivino Tiresias le había advertido a su madre la ninfa Liríope? En el momento de su nacimiento su madre le colocó el nombre de Avelino Esteban, hijo del portugués Abreu y de la bella madre venezolana Zerpa.

La madre sabía por boca del propio Phillip Brubeck, que evitara sucediera un lamentable accidente como su anterior muerte: el ahogo por no saber nadar. De allí que al llegar a Venezuela, lo inscribió en una escuela de natación.

Cuando iba caminando por la carrera veintisiete, cerca de la clínica Razzetti, entre carrera veintiuno y veintidós, entré al restaurant Barretos food y uno de los muchachos que atienden el negocio, me sugirió para el almuerzo unas cotufas de pollo. Semejante metáfora me despertó la curiosidad en probar.

Avelino aprendió a nadar tan bien que llegó a representar al estado en natación. Sabíamos que no se ahogaría, su madre y su padre estaban muy contentos por ese motivo.

Kayoko, era un perro japonés, perro heroico y valiente en las luchas contra los enemigos del rey, murió envenenado por sus enemigos. El espíritu de este perro resucitó por los lados de Nirgua, poblado llamado Shalam, cerca del sector el vapor. Hablando del vapor, recuerdo la gaita que cantaba Manolo: “El vapor viene llegando, el vapor viene llegando, llevándose a mi morena”. Hoy Manolo canta en el lindo cielo. Karelis, Owerlyr y Elvis atienden excelente el negocio donde estoy almorzando, Erick leía muchos libros y tenía el siguiente plan…

Avelino se estaba comiendo una parihuela de mariscos y un servicio de tostones al ajillo en la costa del mar, restaurant de la calle 34. Pensaba él, en su mundo fantasioso que sus encantos serían favorecidos por el manjar que degustaba. Lo que en psicología llaman disonancia cognitiva. Cuando no coincide la realidad con lo que nos han hecho creer. Esto no le producía conflictos, por lo que su vida la hacía normal dentro del mundo del básquet y el atletismo. Los espejos le hacían recordar sus orígenes de Narciso. Por eso su padre, los escondía. Goliat, había nacido para ser la mascota de Avelino, recordemos que al morir Kayoko resucitó en este labrador llamado ahora Goliat.

Pienso desde mi platillo volador, que el colegio Diocesano, va en ascenso con esta nueva adquisición traída por el director Alejandro. Cada paso ha sido certero y eficiente. Manolo está feliz viendo a sus hijas llevar el timón de la gran nave, las olas han sido fuertes, ahí está Nelson y Ramón, el jardín sigue con las rosas blancas y rojas.

El atardecer está descendiendo en los brazos de esa bella luna que viene emergiendo en el oeste.

José Argenis Peña Salcedo.

You may also like this

12 mayo 2024

Carta de mi madre

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">Carta de mi Madre.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph

admin
09 mayo 2024

Cartas para Marco

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">Cartas para Marco</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:heading --&

admin
16 abril 2024

Mi viejo portarretratos

<!-- wp:heading --> <h2 class="wp-block-heading">MI VIEJO PORTARRETRATOS</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:parag

admin

Leave Comment