Cuento: Conocí esa paz…

Calma

Conocí esa paz…

Espiritualidad

Vicente tenía un brillo en la mirada que traslucía una vida de paz y felicidad. Se sentía tan querido que no necesitaba más.

Un día, la enfermera vio que se acercaba el final y puso al corriente a la familia. Sus rostros reflejaban tristeza; sin embargo, irradiaban la misma paz que él. Pero faltaba una hija, la monja: ojalá pudiera llegar a tiempo a despedirse de Vicente.

¡Al fin llegó! Poco después, la misma hija reclamaba a la enfermera. Con los ojos llorosos y media sonrisa recortada por la dulzura, dijo:

─Mi padre ha pedido que vayas.

Cuando la enfermera se aproximó a él, Vicente le cogió la mano, sonrió y dijo:

─Ya estamos todos.

Ella se sentó en el borde de la cama y, con un nudo de  emociones gratificantes aferrado a la garganta, pudo devolver la sonrisa a Vicente quien, alojado en su serenidad, se marchaba.

Encarna Martínez Oliveras

IV Antología de VIVENCIAS, Premios Orola 2010

You may also like this

30 abril 2021

Con pasión

<!-- wp:heading --> <h2>CON PASIÓN.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p><em>Había una vez

admin
26 abril 2021

La fuga de Oriana.

<!-- wp:heading --> <h2>La fuga de Oriana.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>El paquete contení

admin
24 abril 2021

El gigante y la ardilla

<!-- wp:heading --> <h2>El gigante y la ardilla.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Había una ve

admin

Leave Comment