Cuento: El pequeño superhéroe.

Superniño

El pequeño superhéroe.

Niño en árbol.

Trepó a un árbol para ser como un superhéroe.

Sergio  Martínez  tenía  8  años  de  edad,  desde  su  nacimiento  a  la  fecha  se  habían  estrenado  poco  menos  de  40  películas  de  superhéroes  y  a  él  le encantaba  todo  lo  que  tuviera  que  ver  con  estos  personajes:  películas,   juguetes,  series  de televisión,  caricaturas,  útiles  escolares  que  tuvieran  impresos  cualquier  imagen  de  estos  personajes;  irónicamente  lo  único  que  no  consumía  eran  cómics.  Cada  cumpleaños  era  temático  de  un  superhéroe,  en  su  última  fiesta  recibió  por  parte  de  su  madrina,  un  disfraz  de  Superman  que  se  volvió  un  tesoro  preciado  para  el  pequeño  Sergio,  por  semanas  al  llegar  de  la  escuela  se  quitaba  el  uniforme  de  la  misma  y  se ponía  el  traje  de  Superman  con  el  que  corría  y  saltaba  por  toda  la  casa.

La  película  favorita  de  Sergio  era  “El  hombre  de  acero”  de  Zack  Snyder,  una  cinta  bastante  polémica  entre  la  comunidad  geek,  hubo  quienes  la  amaron  así  como  quienes  la  odiaron,  pero  en  casa  de  Sergio  el  blue ray  era  reproducido  mínimo  una  vez  por  semana.  Una  tarde  de  sábado  el  pequeño  estaba  viendo  su  película  favorita  en  la  sala  de  la  casa.

-Hijo  ya  viste  esa  película  muchas  veces,  ¿no  quieres  ver  otra  cosa?  -Le  preguntó  su  padre  a  Sergio.

-No  papá,  ya  casi  se  acaba. –Mintió  el  niño  pues  a  la  película  le  quedaba  más  de  una  hora.

El  padre  se  sentó  al  lado  para  ver  la  película  con  su  hijo.  La  escena  que  más  emocionaba  a  Sergio  era  cuando  Superman  volaba  por  primera  vez,  ante  los  sentimientos  que  producían  la  combinación  de  imagen  y  sonido,  el  chico  exclamó  en voz  alta:

-Cuando  sea  grande  quiero  ser  como  Superman.

Un  pequeño  golpe  en  el  ego  del  padre  quien  esperaba  que  su  hijo  siguiera  sus  pasos,  después  se  dio  cuenta  que  nadie  quisiera  ser  contador  si  se  le  presentara  ser  superhéroe  como  trabajo.  Cuando  terminó  la  película  el  papá  le  pidió  a  Sergio  que  saliera  a  jugar  al  jardín  para  poder  disfrutar  una  serie  que  no  era  del  todo  apta  para  el  público  infantil.

En  el  jardín  había  un  árbol  bastante  alto  al  que  el  niño  decidió  trepar  subiendo  cada  vez  más  hasta  un  punto  donde  se  encontraba  en  un  verdadero  peligro;  tratando  de  imitar  a  Superman,  Sergio  alcanzó  una  rama  alta  pero  perdió  el  equilibrio,  lo  cual  fue  suficiente  para  hacerlo caer  de  cabeza  sobre  una  raíz  del  árbol  que  sobresalía  del  césped.

El  golpe  fue  duro,  seco  y  lo  suficientemente  ruidoso  para  alertar  a  su  padre  quien  salió  corriendo  al  jardín  para  encontrar  a  su  hijo  tirado  en  el  jardín,  con  el  césped  y  la  raíz  del  árbol  cubiertos  de  sangre.

A  toda  velocidad  el  pequeño  fue  llevado  al  hospital,  lo  recibieron  en  urgencias  y  sus  padres  esperaban  al  doctor  impacientemente.  El  papá  de  Sergio  no  podía  evitar  sentirse  responsable  por  lo  ocurrido,  el  hombre  nunca  fue  muy  devoto pero  en  ese  momento  rezaba  con  más  fervor  y  devoción  que  muchos  creyentes.

El  doctor  llamó  a  los  padres  y  les  dio  la  terrible  noticia,  Sergio  tenía  muerte  cerebral; podían  mantenerlo  vivo mediante  máquinas  pero  era  imposible  que  recuperara  la  conciencia.

-Sé  que  tienen  mucho  con  que  lidiar,  pero  hay  otros  niños  que  necesitan  trasplantes  urgentes  y  su  hijo  tiene  sus  órganos  intactos, él  podría  salvar  varias  vidas.

El  matrimonio  discutió  durante  horas  sobre  cómo  iban  a  proceder  con  su  hijo,  la  madre  se  aferraba  a  la  esperanza  de  que  su  hijo  pudiera  despertar,  que pudiera  volver  abrazarlo,  besarlo,  jugar  con  él  y  decirle  que  lo  amaba.

-Es  lo  que  Sergio  hubiera  querido –dijo  el  padre  recordando  cómo  su  hijo  quería  ser  como  Superman.

Al final  el  matrimonio  accedió  a  donar  los  órganos.  En   menos  de  un  mes  Sergio  salvó  la  vida  de  otros  4  niños.

Fue  enterrado  después  de  eso  y  su  lápida  tenía  escrito  “Aquí  yace  Sergio,  nuestro  pequeño  superhéroe”.

Truz.

You may also like this

02 julio 2020

La estatua

<!-- wp:heading --> <h2>LA ESTATUA.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Había una vez un niño qu

admin
28 mayo 2020

La historia de Alicia

<!-- wp:heading --> <h2>LA HISTORIA DE ALICIA. <br></h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>(bas

admin
16 mayo 2020

El niño que creía en la magia

<!-- wp:heading --> <h2>EL NIÑO QUE CREÍA EN LA MAGIA.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Habí

admin

Leave Comment