Poema: La muerte, ay, la muerte

Tus manos me guiaron

LA MUERTE, AY, LA MUERTE

Se quedó en el ayer

Se quedó en el ayer…

A mi madre, en los brazo de Dios
Primero de noviembre 2017

En pedazos me estoy
destrozando por dentro,
escribiendo los versos más amargos
vencido por el tedio o la desgana,
golpeándome en el pecho.

Se quedó en el ayer
lo que pudo ser nunca.
En el aire que cubre mi memoria
me has devuelto la luz que ahora conservo,
me amparaste muy lejos de todos los alisios,
cuando apenas andaba y te seguía.

Tus manos escondieron a las mías
y tu voz orilló siempre mis sueños,
pero te perdí un día sin saber
qué pena de derrama que nos lleva
a morir.
Hice vida con tus visiones
y mis brazos se hicieron grandes
para alcanzar los tuyos,
lo que tardó ese beso que no pude
darte, madre mía.
La muerte, ay, la muerte,
una ausencia despierta de años
donde dejó mis ojos la esperanza
de un nuevo amanecer.

José Manuel F. Febles

 

You may also like this

30 junio 2020

Una mirada profunda, hacia la naturaleza.

<!-- wp:heading --> <h2>Una mirada profunda, hacia la naturaleza.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p

admin
25 junio 2020

Manos de soledad

<!-- wp:heading --> <h2>MANOS DE SOLEDAD.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Hablo con mis recuer

admin
23 junio 2020

Vidente o no vidente.

<!-- wp:heading --> <h2>Vidente o no vidente.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Caminar por la v

admin

Leave Comment