Donde haya ofensa ponga yo perdón

DONDE HAYA OFENSA PONGA YO PERDÓN.

“Donde haya ofensa ponga yo perdón”, es el tercer verso de la Oración de San Francisco de Asís. Muchas veces en las relaciones interpersonales nos ofendemos unos a otros, a veces lo hacemos sin darnos cuenta, puede ser una palabra mal dicha o una omisión, lo que hace el agravio a otra persona. Otras veces, la ofensa es totalmente deliberada, lo hacemos con el afán de lastimar al otro a través del insulto, la ironía o el comentario sarcástico, y como la víctima no se deja, responde con el mismo tono, de ahí que el agresor se siente agredido, por lo cual redobla el filo de su lengua, al grado que tanto uno como el otro le echan más gasolina al fuego, dañándose ambos de una manera terrible. ¿Cuántas veces has sufrido este problema por el solo hecho de no quedarte callado ante la injusticia de la que estás siendo objeto?

Poco a poco has ido aprendiendo que para que exista un pleito se necesitan dos personas, por lo que a veces terminas cortando de manera abrupta la llamada telefónica o abandonas el lugar de la discusión, pues sabes que continuar respondiendo es echar a perder más las cosas. Estas acciones pueden parecer una grosería mayor o una huida de la realidad. Sin embargo, en realidad sirven para detener en seco el conflicto y evitar que siga creciendo. Ayuda a darse un tiempo para calmar los ánimos propios, reflexionar sobre esa riña, sus causas reales, ubicar los errores de uno y el otro, así como ver las formas de solventar las diferencias. Posteriormente, con el espíritu tranquilo, se puede regresar con la persona afectada para pedir perdón y perdonar; para reanudar la relación de manera normal.

Recuerda que la solución no está en poner oídos de cantinero a las palabras de borracho, pues el dolor de la ofensa se queda grabado en el corazón, aunque hayas tocado retirada para acabar el pleito, por eso San Francisco nos recomienda seguir la máxima de Cristo, de perdonar hasta setenta veces siete, o como diría el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium: “Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia”, por eso nunca te canses de perdonar, así como Dios nunca se cansa de perdonarte tus pecados. Esto lo dicen los dos Franciscos fundamentados en la oración que Jesús nos enseñó: “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden”.

Solamente mediante el diálogo sincero, despojado de los efectos de la ira, como lo recuerda el Papa Francisco en su Encíclica Fratelli tutti, “los que han estado duramente enfrentados conversan desde la verdad, clara y desnuda.” De esta manera ambos aprenden “a cultivar una memoria penitencial, capaz de asumir el pasado para liberar el futuro de las propias insatisfacciones, confusiones o proyecciones […]Es un trabajo paciente que busca la verdad y la justicia,” y “se abre, paso a paso, a una esperanza común, más fuerte que la venganza”, toda vez que así conocen las causas que los llevaron a actuar en el sentido de la situación de conflicto, se comprenden el uno al otro, con lo cual se otorgan el perdón de una manera justa, enmendando los errores cometidos.

Alguien me dijo una vez que perdonar es olvidar. No, eso es muy difícil, la ofensa se queda grabada en el cerebro para siempre. Sin embargo la actitud que debemos tener al respecto es lo que cuenta, especialmente cuando por alguna circunstancia no es posible llegar al diálogo de la reconciliación, para el ofendido el perdón debe consistir en no sentirse agraviado, no guardar ningún rencor o resentimiento, es pedir a Dios la transformación del corazón de esa persona para que ya no peque. El Catecismo nos indica que “es, en efecto, en el fondo “del corazón” donde todo se ata y se desata. No está en nuestra mano no sentir ya la ofensa y olvidarla; pero el corazón que se ofrece al Espíritu Santo cambia la herida en compasión y purifica la memoria transformando la ofensa en intercesión.” Cuando esto sucede en el interior del ofendido se opera una gran transformación, los recuerdos ya no hacen daño, se libera de ese peso, vive tranquilo sin los pensamientos obsesivos del dolor y la venganza. Así el beneficio del perdón inunda con su amor al agredido y al ofensor, lográndose las más de las veces la reconciliación entre ambos.

Siguiendo la enseñanza de la Encíclica Fratelli Tutti, “el perdón libre y sincero es una grandeza que refleja la inmensidad del perdón divino. Si el perdón es gratuito, entonces puede perdonarse aun a quien se resiste al arrepentimiento y es incapaz de pedir perdón”.

Por estas razones, para ser un instrumento de la paz de Cristo en el mundo; para poner el amor de Jesús donde haya odio; siempre, siempre es necesario que perdones de todo corazón a quien te ofendió, solo así tu espíritu recuperará la armonía, la paz.

LA ORACIÓN DE SAN FRANCISCO.

¡Señor, hazme un instrumento de tu paz!
Donde haya odio ponga yo amor,
donde haya ofensa ponga yo perdón,
que allí donde haya discordia, ponga yo armonía,
que allí donde haya error, ponga yo verdad,
que donde haya duda ponga yo la fe,
que donde haya desesperación, ponga yo esperanza.
Que allí donde haya tinieblas, ponga yo la luz,
que allí donde haya tristeza, ponga yo la alegría.
¡Oh Divino maestro!
Que no me empeñe tanto en ser consolado, como consolar,
en ser comprendido, como en comprender,
en ser amado como en amar.
Pues dando es como se recibe,
perdonando se es perdonado
y muriendo, se resucita a la vida eterna
Amén.

Phillip H. Brubeck G.

You may also like this

13 agosto 2020

Metamorfosis

<!-- wp:heading --> <h2>METAMORFOSIS.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Un gusano, al parecer pe

admin
27 marzo 2020

ORACIÓN EN TIEMPOS DE EPIDEMIA

<!-- wp:heading --> <h2><strong>MOMENTO EXTRAORDINARIO DE ORACIÓN<br> EN TIEMPOS DE EPIDEMIA</strong>.</h2> <!

admin
03 octubre 2019

Reflexión: Donde haya odio ponga yo amor

<!-- wp:paragraph --> <p>DONDE HAYA ODIO PONGA YO AMOR.</p> <!-- /wp:paragraph --> <!-- wp:paragraph --> <p>Con t

admin

Leave Comment