Encarna la alegría

Velero.

ENCARNA LA ALEGRÍA.

Velero.

¿Dónde están las ilusiones? Van navegando por el ancho mar en un velero, saltando por entre las olas de la fantasía…

Quizá te sepas esa canción que sigue, deja que la melodía llene tu alma, la vida que fluye por las venas, llenando de energía las articulaciones que se niegan a doblegar el dolor, ese sentimiento que ahoga el desamor de quien quisieras ser aceptada.

¿Dónde están las ilusiones? Van navegando por el ancho mar en un velero, saltando por entre las olas de la fantasía, acompañadas por las gaviotas, mientras el viento levanta tus cabellos con la fuerza de los ideales.

Salpican los poemas su espuma milagrosa, guían tu mirada franca más allá del horizonte azul, hacia las profundidades del alma humana donde habita la bondad, la alegría que se va sumando a las nubes que viajan a las playas y un poco más allá para llegar a las tierras castellanas.

Encarna la vida con la seguridad de saberte bien amada de Dios.

Deja a un lado la melancolía, mira cómo el aroma del campo trae el dulce olor de los frutos llenos de color, en este verano del caminar constante para imprimir en tu rostro el rubor de la granada.

Encarna la alegría con la risa que brota por tus labios.

Con letras le pusiste forma. Con una sístole poderosa la empujaste desde la profundidad del corazón para dejarla ser, para darle la libertad que anhela. Es la mejor forma de tu identidad, cuando el “ja, ja, ja” derrama su vitalidad escrita.

Mira, los vientos han hecho cruzar tu risa montada en las crestas blancas de las olas, la inmensidad del océano; la elevaron más allá de las nubes huracanadas; escalaron las altas montañas pintadas de verde tupido; regaron las tierras yermas del altiplano, para con una brisa tranquila, con las gotas de la lluvia, hacerla resonar entre el umbroso nogal del jardín donde estoy.

Esas notas con su alegre cadencia del “ja, ja, ja”, me narran la historia de un tesoro celosamente guardado en tu corazón, donde florece el amor con su ternura, siempre dispuesto a volcarse en aquel que lo acepta sin doblez.

Deja que esta suave melodía llene tu alma con la vida que fluye por las venas…

Phillip H. Brubeck G.

You may also like this

11 junio 2020

Querida soledad

<!-- wp:heading --> <h2>Querida soledad.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Querida soledad, grac

admin
25 abril 2020

Siento soplar el viento

<!-- wp:heading --> <h2>SIENTO SOPLAR EL VIENTO.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>En el campo d

admin
08 abril 2020

Tu rostro

<!-- wp:heading --> <h2>Tu rostro.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Tu rostro me acompaña a to

admin

People Comments (2)

  • Encarna Martínez Oliveras septiembre 20, 2017 at 7:35 am

    Realmente me conmueven tu palabras y sacuden mi abulia hacia la vida.
    Gracias, amigo.

    • admin septiembre 24, 2017 at 6:59 am

      Encarna, doy gracias a Dios porque mis letras te hayan servido de algo. Estoy convencido que los mejores amigos son los libros (en este caso un par de páginas), pues su misión, aparte de transmitir la belleza o una hisotria, es el mensaje interno el que ayuda a que la gente viva mejor.

Leave Comment