Soledad

Soledad.

En este oscuro cuarto, mis ojos ya no miran, existo en la penumbra que mi vista me permite alcanzar.

En épocas de antaño el dialogar y reunirse con las amistades daban valor a nuestro trabajo diario, los más letrados tenían puestos de médicos, abogados y contadores, y la demás gente tenderos, diarieros, lustra botas, granjeros, pescadores; aunque entre todos estos oficios y profesiones no exista una relación laboral clara, todos pertenecíamos a una sociedad que se  respetaba. Sin embargo hoy es distinto, totalmente opuesto a ese entonces, los jóvenes y jovencitas no le dan el asiento a los adultos mayores, me da la impresión, que piensan y sienten que jamás envejecerán

He vivido empujones en las micros y metros y de vez en cuando me han dicho, “muévete de aquí viejo tal por cual”, en ocasiones he llorado camino a casa, “¿por qué la vida me puso viejo?”…

En la salud pública, cuántas horas he tenido que esperar para recibir atención por un dolor, que a mi enemigo no se lo daría. Y ¡me recetan paracetamol!, “para eso, lo compro en el almacén del barrio y ¡así evito la larga espera en el hospital!”

Con mi  pensión he tenido que salir a trabajar a diario, horas de recorrer en micro, volver en la tarde cansado, sin ánimo, mi compañera hace dos años, la fui a dejar en su última morada. ¡Quisiera ya descansar!  Miro hacia mi lado y hay otras personas, que viven en peores  condiciones,  son los adultos mayores en situación de calle.

A las autoridades les solicito,  ¡escuchen a este viejo!,  pónganse una mano en el corazón y la otra en el bolsillo, no sean tacaños.  Cada adulto mayor ha dado su vida por su patria de otra forma, ninguno de ustedes hubiesen sido educados o tendrían la cultura que tienen hoy día los países.

Los adultos mayores hemos formado y construido naciones, ahora nos miran como un estorbo.

 Muchos profesionales dicen que el Covid-19 se diseñó para eliminar los que no son productivos para la sociedad, por el gasto que genera, A.M., sin embargo Dios les envío un recordatorio: “no juegues a ser todopoderoso, porque la propia naturaleza se encargará de fortalecer lo que has creado”.

Divago mientras miro la televisión dormitando, el día de mañana traerá sus ventajas y adversidades.

 “Por mi parte volveré al trabajo cuando amanezca.”

Cerrando sus ojos el anciano, se ha quedado profundamente dormido….

René Julio Milla Auger.

You may also like this

17 septiembre 2020

Solo pidamos

<!-- wp:heading --> <h2>Solo pidamos.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Cuando uno camina, por e

admin
09 junio 2020

Querernos más que ayer

<!-- wp:heading --> <h2>Querernos más que ayer.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>No puedo ente

admin
31 marzo 2020

LA ESTUFA

<!-- wp:heading --> <h2><strong>La estufa</strong>.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p&g

admin

Leave Comment