Poema: Habito una ciudad que no es tu cuerpo

Durango

HABITO UNA CIUDAD QUE NO ES TU CUERPO

Habito una ciudad que no es tu cuerpo,
pero asemejan sus iglesias y sus plazas
el alfeizar bendito de tus pechos,
la explanada inconclusa de tu vientre;
esa nostalgia de pátina y cantera
que tu mirada trasmina en el otoño,
balconería de recuerdos que te miran
desnuda de toda desnudez en cualquier tarde.

Y camino por callejas silenciosas
con la discreta luminosidad de tus caricias,
y miro los letreros de colores
y miro los colores de tus labios
y siento que los siglos han quedado
en el tañer de tus arterias, en el imperceptible
vuelo de los párpados tras un beso sutil…

Y siento mi ciudad en tu cabello,
y la siento en la lluvia de tus lágrimas…
en la felicidad que guardas para estrenar el sábado,
en el velo de mágicas palomas – es decir en la sombra
de sus alas que delinean tus cejas y el arco de tus labios-

Habito una ciudad que no es tu cuerpo,
pero los amo desde mis pasos y mis sueños,
desde la suavidad de cada noche,
desde la luna que se pierde en las callejas
para dormir en la mar de tus pupilas.

Everardo Antonio Torres González.

You may also like this

15 octubre 2020

Miro hacia el sur

<!-- wp:heading --> <h2>Miro hacia el sur.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Miro hacia el sur&l

admin
13 octubre 2020

La raza

<!-- wp:heading --> <h2>LA RAZA.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>Existe una raza superior<b

admin
08 octubre 2020

Las olas del mar también traen paz

<!-- wp:heading --> <h2>Las olas del mar también traen paz.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>S

admin

Leave Comment