REFLEXIÓN: ¿POR QUÉ ME TIENES MIEDO?

¿POR QUÉ ME TIENES MIEDO?

¿Por qué me tienes miedo?

Muchos dicen conocerme, aunque lo dudo. Prácticamente todos hablan de mí, unos más, otros menos. La mayoría de las veces lo hacen con una especie de respeto, ese que surge del temor a una fuerza superior. Pero también se refieren de mí con tono burlesco, entre broma y broma, me caricaturizan, hacen chistes a mi costa; no es que sea un objeto que cause risa, pero es que la gente se burla de aquello que no comprende o como un medio para asimilar lo que no es capaz de comprender en plenitud.

Sí, hablan de mí cuando alguien me da la mano para emprender un camino nuevo. La gente llora por su egoísmo, necesitan de otras personas para sentirse amadas, para saberse aceptadas. Muchas ocasiones forjan sus ilusiones en la relación con el otro: la novia, los padres, hijos, amigos, el esposo. Construyen sus planes apoyados en alguien más, pues no saben que vivir independientes es la mejor forma de vivir en comunidad. Por eso dicen que me encargo de truncar los sueños, sin embargo, no son capaces de proyectar sus acciones futuras con base en ellos mismos.

A veces me dan lástima los humanos, son tan dependientes unos de otros. Bueno, ¿qué puedo decir?, es su naturaleza social, su misma debilidad los hace ser gregarios, y esa es la razón por la cual no les gusta separarse.

El ser humano tiene un espíritu de trascendencia, ir más allá del tiempo y la materia, así de una manera u otra trabaja durante su vida para dejar algo a la posteridad, a las generaciones que le siguen, demostrando que su existencia no fue inútil. Mas cuando la soberbia es mayúscula, pretende la inmortalidad como si la vida terrena no fuese algo temporal, por eso hacen más cosas para evitar el olvido de los que quedan en la estación esperando su transporte.

Pocos, muy pocos, han tomado mi mano para verme cara a cara y han regresado con su gente. Otros me han conocido por vías diversas, del conocimiento filosófico, por la experiencia mística, o simplemente por el conocimiento derivado de los largos años acumulados en su cuerpo, o frente a los sufrimientos de la enfermedad. Todos ellos, me han visto a cierta distancia y comprenden mi naturaleza, mi razón de ser, por eso me aman sin anhelarme, hablan cuerdamente sobre la misión que me encomendó el Creador.

Dicen que no estoy para cumplir caprichos. Es cierto, muchos espíritus atormentados por la angustia, la ansiedad, la tristeza, en fin, por una de tantas razones, me buscan con ansiedad, me invocan, a gritos solicitan mi presencia para ayudarlos a huir de su realidad. Se acercan, tocan a las puertas pero no se abren, pues no es su momento.

Eso es, su momento, el tiempo de cada uno. En ocasiones parece demasiado corto, a unas horas de haber abierto los ojos en este mundo; o llego cuando les aparece por fin el motivo la felicidad. En otras sienten la dilación de mi presencia, sobre todo cuando es mucho el sufrimiento, o la vida se ha alargado por luengo tiempo y los sueños se han acabado.

Para todos llego en el momento asignado, siempre puntual, ni un minuto más o menos. Los tomo de la mano para acompañarlos en el camino hacia la eternidad, la vida no comprendida por los mortales; los guío hacia el Salvador, a la morada de la eterna felicidad.

¿Por qué me tienes miedo?, entonces. Desde que naciste te he acompañado, mas solo en tu momento te habré de llevar a tu destino final.

Sí, soy la muerte, el puente a la vida eterna.

Phillip H. Brubeck G.

You may also like this

21 mayo 2020

El anormal

<!-- wp:heading --> <h2><strong>El Anormal</strong></h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph {"align&q

admin
07 noviembre 2019

Artículo: La gente ha decidido hablar

<!-- wp:heading --> <h2>LA GENTE HA DECIDIDO HABLAR.</h2> <!-- /wp:heading --> <!-- wp:paragraph --> <p>La gente

admin
19 abril 2019

Reflexión: Justicia y amor en el sacramento de la reconciliación

<!-- wp:heading {"level":1} --> <h1>JUSTICIA Y AMOR EN EL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN.</h1> <!-- /wp:heading -->

admin

Leave Comment